La encuadernación grapada

La encuadernación grapada es uno de los métodos más comunes de encuadernación junto al cosido, el encolado y el espiral, de los que también os hemos hablado en nuestro blog. Se trata de un sistema de encuadernación muy utilizado por su sencillez, rapidez y precio.

En este nuevo post os explicamos en qué consiste la encuadernación con grapa, cuáles son sus puntos fuertes y para qué tipo de trabajos se utiliza.

Qué es la encuadernación grapada

El uso de la grapa en la encuadernación grapada es uno de los métodos más sencillos y económicos para encuadernar un documento. Sin embargo, también es uno de los más frágiles. De esta forma, hablamos de una opción más razonable y funcional que elegante o exquisita. 

La encuadernación grapada emplea la grapa como elemento de unión de las hojas en un trabajo, ya sean revistas, cuadernos, libretas, catálogos, libros

En caso de que el tamaño del documento sea pequeño, como un A5, se suele utilizar una única grapa en el centro del lomo, pero si el documento es de mayor tamaño, se colocan dos o hasta cuatro grapas.

Cómo se hace el encuadernado grapado

La encuadernación con grapa se realiza gracias a una máquina profesional. Ésta grapa los pliegos de la publicación por el centro, por lo general con dos grapas. El trabajo queda unido con la grapa que queda al descubierto, es decir, es visible desde el exterior.

Vamos a explicar ahora con más detalle cómo es el proceso: una vez que las páginas y la cubierta han sido impresas, se doblan y anidan parcialmente. Después, las páginas y la cubierta se doblan más juntas para compactar el libro. Así, las hojas dobladas se encajan una dentro de otra y se grapan a lo largo del pliegue. Este pliegue forma el lomo del libro y cada hoja doblada por la mitad crea cuatro páginas del libro.

Finalmente, se recortan los bordes abiertos para que las páginas tengan un aspecto uniforme.

Se trata de un proceso parecido al del encuadernado cosido, pero en vez de utilizar aguja e hilo, se usan grapas metálicas para unir el cuadernillo.

Tipos de grapas para la encuadernación

Más allá de la forma clásica, existen otras variantes de la encuadernación grapada:

  • Encuadernación grapa omega: Tienen forma de herradura, por lo que sobresale un trozo una vez el cuadernillo esté listo. Este pequeño alambre que sobresale permite archivar y clasificar cómodamente dicha publicación. Su formato especial, casi como anillas, facilita que la publicación se pueda abrir casi en su totalidad sin que se rompa el lomo.
  • Encuadernación con dos grapas: Es el sistema más económico y habitual, que se aplica en materiales con una cantidad no superior a las 64 páginas.
  • Encuadernación con cuatro grapas: Añade un plus de consistencia y refuerza.

Las ventajas de encuadernar con grapas

Las ventajas de la encuadernación grapada parten de la sencillez y lo económico de apostar por este método en detrimento de otras formas de encuadernación.

Lo primero que hay que considerar es que se trata de un buen sistema siempre y cuando estemos encuadernando un documento con pocas hojas, y que no van a ser usados durante mucho tiempo. Aunque siempre dependerá del tipo y gramaje de papel, desde iVerso siempre recomendamos que no se emplee para documentos de más de 100 páginas.

Así, entre sus puntos fuertes destacan:

  • Se tarda muy poco tiempo en encuadernar usando grapas en comparación con métodos como el encolado o el cosido.
  • Es perfecto para el campo comercial, marketing o publicidad, que son las áreas donde más se imprimen documentaciones presupuestarias, brochures o catálogos ligeros, así como  materiales educativos e infantiles. En suma: todo material gráfico de uso masivo y producción económica.
  • Supone la opción más barata, rápida y demandada, si bien ofrece menor resistencia y calidad respecto a otras alternativas.
  • Permite añadir perforaciones extra para guardar dentro de un clasificador de anillas.

¿Para qué se usa la encuadernación grapada?

La encuadernación grapada está limitada por un número máximo de páginas. Éstas varían en función también del gramaje del papel.

Es por ello que la encuadernación con grapa se ha convertido en un método muy habitual de impresión de revistas comerciales del corazón, moda, motor, decoración o belleza. Es decir: catálogos comerciales de pocas hojas, folletos con ofertas y promociones puntuales, calendarios de pared, cómics…

También es idónea para esas libretas y cuadernos tan necesarios en todo tipo de centros educativos.

En definitiva, este sistema es perfecto cuando se tiene poco presupuesto, no se necesita algo muy duradero o de calidad y el documento es de un tamaño pequeño.

Si tienes dudas sobre qué tipo de encuadernación elegir para imprimir tus libros, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Y si deseas más información sobre otros tipos de encuadernación, puedes consultarlos en nuestro blog.