Tipos de portadas de libros

Las portadas de libros o cubiertas son esos elementos editoriales que representan la parte frontal exterior del libro.

Es la imagen del libro, lo primero que vemos. Y por tanto, un elemento diferencial a la hora de publicar un libro, ya sea para nosotros, transmitir lo que queremos transmitir, para ponerlo en el mercado, a nivel de marketing, etc.

De entrada, lo primero que debemos hacer es evitar la confusión más típica: no debe confundirse la cubierta, que es literalmente la parte exterior del libro, con la portada interior del libro o con la sobrecubierta, que protege al mismo. Sin embargo, desde hace décadas y décadas, todo el mundo conoce a la cubierta como la portada, sin hacer distinción.

En cualquier caso, hoy queremos hablaros de qué tipos de portadas hay, cuáles son los tipos de encuadernación, qué debemos tener en cuenta para hacer una portada de un libro y algunos consejos.

¿Qué tipos de portadas son los más habituales?

Como decíamos, en buena medida un libro nos será más o menos agradable al ojo por la primera mirada a la cubierta. ¿A quién no le llama la atención un libro con una buena impresión y una buena portada? Dejando a un lado un buen acabado, un buen papel y el resultado global general, sin duda lo más importante es la portada.

Conozcamos ahora los tipos de portadas más habituales del mercado, con los que llevamos cerca de 20 años trabajando en iVerso.

portadas de libros tipos

Tapa tradicional

La tapa tradicional de libro es una cubierta sin solapas, de corte recto junto a las hojas interiores del libro. Suele ir impresa en un papel tipo couché de unos 300 gramos, o en cartulina dúplex de 250 gramos. El papel couché pesa más que la cartulina dúplex o cartulina reverso blanco, pero ésta tiene más rigidez.

Tapa tradicional con solapas

También de estilo clásico, lleva solapas de 7 centímetros, plisado y doblado. Se usa para añadir información referente al autor del libro a modo de reseña biográfica. Al igual que la tapa tradicional, va impresa en un papel tipo couché de unos 300 gramos, o en una cartulina dúplex de unos 250 gramos.

Tapa dura

Es de cartón piedra emplacado con un papel couché de 130 gramos laminado. Es la más rígida, protectora y perdurable en el tiempo de todas. La versión encuadernada con costura, capital, hilo, lomo redondo y guarda supone la mayor calidad en los estándares de portadas.

 

Tapa dura con sobrecubierta

La sobrecubierta va por encima, sobrepuesta, de la portada de tapa dura. Además, tiene solapas que se insertan dentro de la misma portada. Se imprime en un papel couché de 170 gramos aproximadamente, con un polipropileno opaco/brillante que garantiza más protección y una mayor elegancia en la presentación.

Cómo hacer una portada de un libro

Entre 8 y 15 segundos. Eso es lo que tardemos en saber si un libro nos interesa o no… solo por la portada. Por ello, es tan decisivo cuidar cada detalle de la cubierta de nuestro libro.

Eso es algo en lo que siempre incidimos dentro de nuestros servicios de impresión de libros y elección de portadas.

Pero, ¿cómo podemos hacer una portada de un libro? Diseñar una portada atractiva no es tarea sencilla. Se debe seguir una armonía de todos los elementos, en forma y color, y buscar un equilibrio. Algunos pasos y consejos que debemos tener muy en cuenta son:

  • La portada, en la medida de lo posible, debe reflejar los valores de tu obra. Pero tampoco descuides la contraportada y el lomo.
  • El título es lo más importante.
  • Si no eres diseñador gráfico o no se te da bien el diseño, es preferible contratar a un diseñador profesional o contar con la ayuda de alguien que haga esta parte tan importante del trabajo por nosotros.
  • Hay dos textos fundamentales que deben estar en la portada de todo libro: el título de la obra y el nombre del autor. La tendencia de omitir tu nombre o el título en la portada puede ser contraproducente en muchos casos. Tampoco abuses del texto en la portada de tu libro, sin sobrecargar.
  • Captura la mirada de tus lectores potenciales con una buena imagen o imagénes.
  • Una combinación ideal de los colores es la base de toda cubierta.
  • Respeta las normas del género de tu libro, los márgenes, no ocupes todo el espacio y acierta en la tipografía
portadas de libros tipos

Tendencias en el diseño de portadas de libros

Finalmente, quizá te estés preguntando qué tendencias se están siguiendo en el diseño de portadas de libros. En su mayoría, se centran en el nivel creativo, tanto para adultos como para niños:

  • Diseños transparentes en los que prácticamente no hay nada.
  • Portadas táctiles y conceptuales.
  • Patrones paramétricos usando reglas y proporciones matemáticas.
  • Cubiertas horizontales.
  • Usar la distopía y la ciencia ficción en el diseño.
  • Enmarcación por cuadrículas.